Luego de que el Ministerio de Salud confirmará otro caso tuberculosis, el primero un joven de 20 años en el mes de julio y el otro, una adolescente de 15 en el mes de agosto, detectados en el Centro de Atención Primaria para la Salud (CAPS) N° 7 ubicado en la AV Alem 2034, consultamos con Silvina González, responsable del Programa Provincial de Control de la Tuberculosis quien nos explicó que los casos están dentro de la media normal de la provincia. Los pacientes ya se encuentran bajo tratamiento, aislados, con medicación y en reposo. Y su familia también está controlada para evitar próximos contagios.

La doctora González nos explicó que la tuberculosis “es una enfermedad infectocontagiosa, transmitida por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis, se transmite por saliva, cuando el paciente estornuda, tose, habla o comparte un vaso y es una enfermedad que tiene cura”. La profesional hizo especial énfasis al decir que es curable para transmitirle tranquilidad a la población fueguina, y resaltar que es fundamental que se realice un diagnóstico precoz y se haga el tratamiento adecuado.

¿A qué síntomas debemos estar atentos?

Para conocer más sobre la tuberculosis, la doctora González nos detalló que “lo que caracteriza a la tuberculosis es una tos que al paciente le tiene que llamar la atención porque dura más de 15 días y es una tos productiva, es decir que moviliza secreciones, además de fiebre, pérdida de peso y malestar general, a diferencia de un cuadro viral que con una medicación adecuada a los pocos días desaparece”. En el caso de detectarse positivo a través de un diagnóstico adecuado, se aísla al paciente evitando el contacto con su entorno más cercano, y luego del periodo en el que se hace efectiva la negativización de la expectoración, recién ahí puede retomar las actividades, aunque es recomendable que los primeros días se utilice barbijos para proteger al entorno más cercano.

Ante cualquier duda, se recomienda acudir a un centro de salud cercano o al médico de cabecera, allí el médico detectará si es necesario realizar una prueba de la tuberculina, se hará una radiografía de tórax y el estudio del esputo que se analiza en el laboratorio del hospital. También es preciso prestar especial atención aquella población con factores de riesgos, como aquellos que tienen factores de riesgo, una cirrosis, estar inmunodeprimidos, y también aquellos que tienen condiciones habitacionales que generan hacinamiento  

 

Sabías que, según la Organización Mundial de la Salud, desde el año 2000, se han salvado más de 49 millones de vidas gracias al diagnóstico y el tratamiento efectivos. La gran mayoría de los enfermos tuberculosos pueden curarse a condición de que los medicamentos se suministren y se tomen correctamente. Mirá Vox!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí