El Concejo Deliberante de Río Grande aprobó la ordenanza que establece la creación del “ Banco de cultivo de Cannabis Medicinal con fines científicos, medicinales y de tratamiento”. Además se crea el Programa Municipal para el estudio, la investigación y el tratamiento del uso medicinal de la planta de Cannabis y sus derivados. El proyecto de cultivo de Cannabis Medicinal fue promovido por la Concejal Miriam Mora y fue sometido durante los últimos tres años, hasta que finalmente, en el marco de la última sesión la autora del proyecto decidió ponerlo a votación y aunque se encontró con la objeción de los concejales Raúl Von der Thusen y Paulino Rossi que se mostraron en contra de la iniciativa, se lograron los votos necesarios. Además de los objetivos del programa, también se faculta al Municipio a realizar todas las gestiones necesarias para que se obtenga la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología para el Cultivo Municipal de Cannabis con fines científicos, medicinales y de tratamiento.
Hablamos con la Concejal, Miriam “Laly” Mora y reflexionó sobre este largo camino y las implicancias del proyecto, “En realidad es un proyecto con el que venimos trabajando desde hace años, que ingresó al Concejo Deliberante el año pasado, esperando que salga la Ley Nacional, acompañando a Mamá Cultiva por esa ley, que es una ley que nos pareció realmente necesaria pero corta. Esperamos la decisión de la Ley Provincial , y ahí recién nosotros podríamos ponernos a trabajar con este proyecto que ingresa con muy pocos artículos, porque sabemos en realidad a dónde apuntamos y qué es lo que queremos. Luego, se nutrió y se hizo bastante extenso y terminamos con el proyecto de 50 hojas, porque le agregamos un sistema de cultivo de cannabis medicinal a través de la hidroponia”.
La concejal, explicó que la ordenanza es amplia dado que no solamente, propone enfocarse en la producción del aceite de cannabis, sino que plantea la creación de un registro de usuarios de cannabis, capacitación para los profesionales de la ciudad, lograr todos los convenios y permisos que hay que solicitar a nivel nacional, en instituciones y organizaciones y también a nivel provincial : “el municipio de la ciudad de Río Grande depende a la hora de la fiscalización sanitaria, del Ministerio de Salud de la Provincia”.
Por otra parte, reflexionó respecto al impacto que genera a nivel social y económico para los riograndenses “cuando hablamos de soberanía y si bien lo dijo Valeria Salech, de Mamá Cultiva, en uno de los seminarios que vino a dar en el 2017, cuando se habla de producir y tener aceite de cannabis también se habla de soberanía. El aceite que hoy se consume en nuestra provincia, en su mayoría, casi en su totalidad puedo decir, viene desde el país vecino de Chile, es decir, no es de producción nacional. Entonces cuando hablamos de soberanía no solamente de soberanía territorial, marítima, soberanía indeclinable obviamente sobre Malvinas y Antártida, también hablamos de la soberanía científica que podemos adquirir con este proyecto, y la soberanía medicinal, tecnológica e industrial”
Cuenta que darle lugar y promover el impulso de la producción del Aceite de Cannabis puede generar el crecimiento de otros recursos propios de la provincia “en los primeros días de octubre participando del primer Congreso de cannabis en La Rural, me encontré con un stand que vendía turba, pero no eran productores locales, era un empresario en Buenos Aires que le compran la turba acá y por día vendía cerca de $ 500.000”. Por ello, Mora consideró que es una arista fundamental para poder ampliar la matriz productiva de Tierra del Fuego, “ además de la turba, se pueden implementar nuevos productos elaborados por la industria provincial como pueden ser : vaporizadores, luminaria, envases para poner el aceite de cannabis, cooler o ventiladores, de hecho la UOM participa de las comisiones y tienen una mirada positiva y además tenemos el laboratorio para poder hacer la producción de aceite.”
La Concejal relata que en la provincia de Tierra del Fuego, a diferencia de Jujuy en la que se cultiva el cannabis pero que se manda a elaborar el aceite a Chile, se podrá producir todo para hacer hincapié en la gratuidad. También consideró que es muy importante la capacitación a los profesionales de la salud para que puedan atender a las demandas de los pacientes que ya han probado la efectividad del producto o hayan escuchado de otra persona sobre sus beneficios “hoy es la gente la que va a su médico de cabecera y le dice que quiere probar con el aceite de cannabis porque la verdad que las pastillas no me calman los dolores. Lo único que me seda es el aceite de cannabis”. De esta manera explica que el poder brindar esta accesibilidad, apunta a mejorar la calidad de vida: “la salud es un derecho y creo que nosotros, en Río Grande nos levantamos en una ciudad más inclusiva, con más derechos”.
A su vez agradeció el acompañamiento del proyecto para poder sacarlo adelante “es el broche de oro para esta gestión de 4 años que cumplo el 14 diciembre, no puedo dejar afuera a nadie, tengo que agradecer infinitamente a quienes desde el primer momento dijeron que me acompañaban, como Verónica González, el concejal Alejandro Nogales y Laura Colazo que se suma para darnos ese cuarto voto necesario para la aprobación del proyecto ,a la Asociación Raíces de Fuego, a todos los usuarios que quisieron hacerse visibles porque hay que luchar también contra los tabúes, los prejuicios que señalaban con el dedo alegando que con el cannabis, hacíamos solamente apología de la droga y en realidad estábamos hablando de salud. Y entendemos también que tenemos un Gobierno Nacional pronto asumir que tiene una mirada muy amplia y positiva hacia el cannabis medicinal, incluso están hablando de poder crear una ley para permitir el autocultivo. Entonces creo que estamos en buen camino y tenemos todas las herramientas, todo lo necesario, para avanzar en este proyecto.
Respecto a las expectativas sobre la implementación, recordó que “ahora hay que ver toda la parte burocrática y administrativa que es conseguir los permisos, los convenios con todas las instituciones a nivel nacional y a nivel provincial, y mientras tanto adquirir todo lo necesario para estar a punto”. Además Mora consideró que “no solamente puede ser dentro del municipio; han quedado fábricas y galpones que están completamente abandonados y desolados. Uno de ellos es Audivic, que ya cuenta por lo menos con 5 tanques de 1200 litros cada uno como para poder comenzar; el lugar depende de una decisión política”
Por último expresó que “ quienes no entiendan y no acompañan al cultivo de cannabis medicinal, lo único que están haciendo es apostar al narcotráfico, el contrabando y al mercado negro que ha empujado a cada vez más a los usuarios de cannabis y el Estado tiene que darles la seguridad y la garantía”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí