El Gobierno Provincial prendió las alertas, tras conocer que la compañía británica Rockhopper Exploration PLC, solicitó financiamiento para desarrollar un proyecto de producción en el yacimiento hidrocarburífero Sea Lion, ubicado en la Cuenca Norte de las Islas Malvinas. Ante ello, el secretario Jorge Argüello representante de Tierra del Fuego ante la Cancillería Argentina para abordar las cuestiones relacionadas a Malvinas, solicitó a la Nación que presente una protesta formal ante el Reino Unido. La nota fue dirigida al subsecretario de Malvinas de la Cancillería, embajador Mateo Estremé y le recuerda que el 27 de septiembre de 1995 la República Argentina y el Reino Unido habían acordado mediante la “Declaración Conjunta sobre Actividades Costa Afuera en el Atlántico Sudoccidental” cooperar a fin de alentar actividades en el área en disputa en relación a la exploración y explotación costa afuera de hidrocarburos por industrias petroleras o gasíferas.

Debido al accionar unilateral británico, el 16 de marzo de 2011 se aprobó la ley 26.659 a efectos de proteger los recursos hidrocarburíferos de nuestro país ubicados en la plataforma continental y de sancionar a aquellas empresas y sus directivos que exploren y/o exploten dichos recursos o que tengan participación directa o indirecta en dichas empresas y/o que realicen transacciones, actos de comercio, operaciones económicas, financieras, logísticas, técnicas, actividades de consultoría y/o asesoría, sin la autorización del Gobierno argentino.

Sin autorización del Estado argentino, la empresa Rockhopper no puede disponer de recursos naturales no renovables pertenecientes al territorio argentino. Es por ello, que el gobierno fueguino requirió a la Cancillería la elevación de una formal nota de protesta ante el Gobierno del Reino Unido y manifestar ante las empresas del sector y ante las que realicen operaciones en la Bolsa de Comercio de Londres, las consecuencias legales que se desprenden de la participación en este tipo de actividades en clara violación a la normativa nacional y a las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

De acuerdo a lo informado por la empresa Rockhopper, la presentación de la documentación estaba programada para el segundo trimestre y los contratistas del proyecto, acordaron proporcionar hasta u$s 400 millones de fondos para la realización del proyecto.

La posición del gobierno Nacional, respecto a este tema, queda plasmada en la decisión de adjudicar 18 áreas de exploración Offshore entre las que se incluyen zonas alrededor de las Malvinas. Por su parte, la Secretaría de Energía que conduce Gustavo Lopetegui otorgó permisos de explotación offshore a empresas extranjeras y a la estatal YPF que se presentó en consorcio, comprometiendo de esta manera la soberanía sobre el Atlántico Sur.

¿Sabías que el yacimiento Sea Lion, ubicado al norte de las islas, cuya concesión está en manos de Rockhopper y de Premier, tiene una enorme capacidad de producción, equivalente a la de los yacimientos más productivos del mundo? MiráVox!

 

Artículo anteriorSe viene la bajada de Antorchas del Martial
Artículo siguienteLa protesta de Greenpeace llegó al palco de la Rural

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí