La Comisión de Auxilio rescató a dos personas que se habían caído en una de las grietas en las inmediaciones del glaciar Ojo del Albino, tras recibir el aviso de una persona que escuchó los gritos de pedido de ayuda. Luego de un arduo trabajo que se prolongó durante la noche, el rescate finalizó a las 5 a.m.
A través de sus redes sociales, la Comisión de Auxilio detalla cómo fue todo el proceso de rescate de las personas atrapadas, “Siendo las 18:57 del día 8/2/20 se recibe un llamado de una turista informando que había escuchado gritos de auxilio entre unas grietas en la zona rocosa en inmediaciones al glaciar del Ojo del Albino, a unos 90 minutos de caminata desde la Laguna Esmeralda”. Al tomar conocimiento se envió un equipo de avanzada de cinco personas que se ocuparon de la contención de las personas que se encontraban atrapadas. “Cerca de las 20 horas un segundo grupo con equipamiento técnico de rescate con cuerdas se dirigió a pie por el sendero hasta el sector superior de la formación rocosa donde se encontraban los jóvenes atrapados”, relatan desde la Comisión.
El equipo de rescate continuó realizando las tareas durante la noche y comentó que “Ya de noche, se evaluó la situación y la seguridad de la escena, y se tomó la determinación de comenzar con el rescate técnico, el cual se desarrollaría maximizando las medidas de seguridad debido a la dificultad del mismo. Se utilizaron en total 5 cuerdas de distintas longitudes sumando en total unos 170 metros. Se accedió a la víctimas empleando una técnica de rapel, y de a una se las equipò con arnés y casco para guiarlos en una escalada de aproximadamente 40 metros.
Tras conversar con los jóvenes toman conocimiento de que “el inconveniente se suscitó cuando luego de hacer contacto con el glaciar y comenzando el descenso, los mismos habían perdido el sendero y continuaron bajando por un sector rocoso que los llevó a un precipicio de más de 50 metros, viéndose imposibilitados de ascender nuevamente por donde habían bajado debido a la verticalidad de la formación rocosa”.
La jornada de sol y calor invitó a muchas personas a recorrer las diferentes propuestas de senderismos, pero algunas caminatas presentan un nivel de dificultad que es preciso recorrerlas con guías o personas con experiencia para poder optar por los recorridos más seguros y convenientes para aquellos que las visitan por primera vez. En esta oportunidad, afortunadamente los jóvenes en peligro fueron escuchados por una persona y el inconveniente no culminó en un episodio más trágico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí