Tras la muerte de un afrodescendiente desarmado a manos de un agente de policía, se multiplicaron las manifestaciones en las calles de distintas ciudades del país de Estados Unidos. Tim Walz, gobernador de Minnesota, activó la Guardia Nacional ante un clima de protesta contra el racismo. También se sumaron marchas, pancartas y pedidos de justicia Ángeles, Nueva York o Memphis. 

George Floyd, era un afroestadounidense de 46 años que murió el lunes. La publicación de un video mostró el abuso policial y cómo la persona agonizó, mientras el policía le impedía la respiración poniéndole una rodilla encima.

El Capitolio de Denver fue cerrado de emergencia luego de que una persona disparara contra los manifestantes, aunque, según la policía local, no se reportaron heridos. Las autoridades de Louisville, en Kentucky, confirmaron que al menos siete personas resultaron heridas, una de ellas en estado crítico, durante otro tiroteo.

El incidente de Floyd recordó al caso de Eric Garner, a quien un policía le aplicó una llave de estrangulamiento en Nueva York en 2014.

La frase “no puedo respirar”, repetida hasta 11 veces por Garner antes de morir, se convirtió en un grito de guerra para los activistas que protestan por la brutalidad policial contra afroestadounidenses.

Cuatro agentes fueron despedidos y el alcalde de la ciudad, Jacob Frey, dijo que ser negro “no debería ser una sentencia de muerte” y pidió que se presenten cargos contra el policía que aparece en el video.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí