Los equipos de periodistas argentinos A24COM, CrónicaTV, Telefé Noticias y TN fueron amenazados en las calles, cuando se encontraban realizando la cobertura por partidarios del golpe de Estado. Por su parte, la ministra de Comunicación del nuevo Gobierno, Roxana Lizárraga, había anunciaba que “se aplicará la ley de sedición contra aquellos periodistas o pseudoperiodistas”.
Por su parte, el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, dijo que van a hacer lo imposible para rescatar a los periodistas porque no puede garantizar la seguridad.

La situación en las calles de Bolivia estaba cada vez más violenta y mientras
equipos de prensa argentinos que se encuentran en el país cubriendo la crisis política denunciaron que recibieron agresiones y amenazas a la hora de llevar a adelante su labor informativa.
“Nos están evacuando, nos tratan de sediciosos”, denunció Lucio López, camarógrafo de Telefé mediante un video que difundió en redes sociales en el que explicó que estaban resguardados en el hotel, a la espera de que el canal los evacúe a un lugar seguro.

“Un país dividido” fue la frase que incomodó al opositor Luis Fernando Camacho mientras ofrecía declaraciones al canal argentino Telefé. El periodista Mariano García entrevistó al líder, y lo interpeló hablando de la división que hay entre los que defienden la gestión de Evo Morales opositor sobre la visible represión que en la capital boliviana contra las protestas de los manifestantes en contraste con la calma de Santa Cruz. Por su parte, Camacho negó el planteo de García y dijo que Bolivia estaba en paz. A partir de ese momento, los seguidores del gobierno que asumió de manera arbitraria, utilizaron las redes de García para señalarlo como punto de ataque y el periodistas denunció que tomaron fotos de sus redes sociales para tergiversar su imagen. De forma irónica, el periodista comentó que había sido señalado de “agente infiltrado del comunismo cubano-venezolano-ruso-chino-coreano del norte”.


En tanto, el equipo de Crónica TV también relató que fueron corridos hasta el hotel por manifestantes progolpe. Los equipos de A24COM y TN sufrieron amenazas.El periodista Rolando Graña, también fue increpado por manifestantes que lo empujaron e intentaron silenciar. La periodista de TN, Carolina Amoroso, relató que hay un gran porcentaje de quienes protestan que expresan un fuerte enojo con la prensa local, pero también con la extranjera, describe el medio.


Mientras algunos grupos se manifiestan en contra de aquellos medios que no condenan un “golpe de Estado” en Bolivia, otros critican que no se hable de “fraude “en las elecciones del 20 de octubre, señaló Amoroso. Las amenazas son a través de actos violentos como insultos y lanzamiento de objetos contra los lugares donde se hospedan los profesionales, e incluso mientras hacen su trabajo en las calles.
“Les pido a los argentinos que no vengan, no hay garantías para nadie”, afirmó esta tarde en C5N el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García.
En ese marco, el tanto el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) como Adepa, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas, denunció la situación y solicitó el accionar de la Cancillería argentina en resguardo de la seguridad de los periodistas argentinos que se encuentran trabajando en Bolivia.
El Consulado General de Argentina en La Paz “ya tomó contacto con los periodistas argentinos a raíz de las situaciones de violencia a las que fueron sometidos en estas últimas horas y se continuará en seguimiento de la situación para asegurar la defensa de la libertad de prensa y la asistencia a los ciudadanos argentinos”.
También sumaron adhesión de colectivos y sindicato de prensa “Ante la grave situación planteada con colegas, nosotras @PeriodistasdArg exigimos que el relator de libertad de expresión garantice el derecho a informar de la prensa argentina y haga respetar la ley a funcionarios que están interinamente a cargo del Estado boliviano @EdisonLanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí