El presidente electo Alberto Fernández dijo anoche que el canciller Jorge Faurie es “un hecho desgraciado en la historia de la diplomacia argentina”.
De esta manera Fernández contestó a la prensa, en el marco de la presentación de un libro, al ser consultado sobre la postura y las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores por la crisis política, social e institucional de Bolivia.
Tras agradecer nuevamente a los mandatarios latinoamericanos que ofrecieron ayuda al ex presidente boliviano Evo Morales, quien viajó a México, lugar donde se le concedió asilo político, Fernández se pronunció con dureza sobre Faurie.
Ante una pregunta sobre el funcionario del gobierno de Mauricio Macri, el presidente electo afirmó: “Faurie es un hecho desgraciado en la historia de la diplomacia argentina”.
Faurie dijo hoy que “no están los elementos para describir esto como un golpe de Estado” porque “las Fuerzas Armadas no han asumido el poder”.
Y pidió una salida institucional a la crisis en Bolivia al sostener que “lo que no tiene que ocurrir es que alguien asuma un papel que no le asignó la Constitución”.
En la misma línea de Faurie; en declaraciones a FM del Pueblo, se encuentra el actual legislador y senador electo por Tierra del Fuego, Pablo Blanco, quien entiende que lo que sucede en Bolivia es un “autogolpe” que se inició cuando Evo Morales “llamó a un plebiscito para ver si se podía presentar, la gente le dijo que no y él se presentó lo mismo, así que hubo una serie de irregularidades para que se diera este caldo de cultivo”.
“A mí hay cosas que me llaman la atención, independientemente de los matices, cuando en 2001 en Argentina pasó algo parecido, muchos que hoy se rasgan las vestiduras pedían la renuncia inmediata del Presidente (De la Rúa) y no era un golpe de Estado, y ahora a lo sucedido en Bolivia lo tildan de golpe de Estado”, declaró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí